miércoles, 10 de junio de 2009

Milo y la artificialidad de lo humano

Si no han leido la trilogía "He visto el futuro y da grima" del titánico Kun háganlo ahora.
Antecedentes.
Milo y el concepto.
El futuro no es culpa tuya, Milo.

Aunque yo me pregunto, ¿qué pasaría si la decisión de que Milo sea un niño fuese una declaración de intenciones?
Kun propone a un Milo anclado en su propia programación, sin capacidades complejas de aprendizaje, pero ¿y si se comportara como un ente crítico con el entorno y, más importante, como ser creativo?
Como una inteligencia capaz de juzgar moralmente una acción o de imaginar soluciones a un problema usando unos recursos similares a los que usan los humanos. Rebuscando en los conocimientos que ya tiene, deconstruyéndolos y mezclando sus partes de acuerdo a una lógica que cada vez sea más compleja. Como lo que hace un niño de verdad, vaya.

Y, qué coño, que tener un Skynet en potencia conectado a tu gigantesco LCD mola.

2 comentarios:

Holdy dijo...

Temo que el resultado final iría en mas de una ocasión por el camino que adelanta el amigo Javi Sánchez "Kun" en su tercer artículo.

Y sobre todo y por encima de todo: ¿¿¿qué coño tiene que ver el jodido Milo con los videojuegos???

Nunca pensé que diría esto: Peter Molyneux chochea.

Garm dijo...

Ah, no. Yo eso lo tengo más o menos asumido. Era una simple especulación con un tema que siempre me ha fascinado.

Lo de qué tiene que ver... bueno eso depende de de su definición de videojuego. Digamos que es interesante por lo potencial tanto en el terreno de la interactividad como en el que propongo aquí.
Pero si, en el sentido clásico del término (con el que cada día estoy más en desacuerdo, por cierto) básicamente nada.