martes, 28 de julio de 2009

Retroeuskal '09

Siempre es un inmenso placer encontrarse con los señores Tones y Kun porque son gente del bien, el amor y la fiesta. Y, encima, pudimos disfrutar de unas cuantas horas de chistes, pixelotes, insultos y serie Z.


Charla «Presentación Mondo Pixel vol. 2»

Voy a empezar pontificando. Bueno, también lo hicieron los dos autores allí presentes pero yo lo repito. Mondo Pixel es la única cosa decente que tiene el periodismo de videojuegos en este país.
En este segundo volumen se ha vuelto más heterogéneo y complejo de leer ya que no hay una línea editorial definida. Lo cual hace que se lea mejor cada artículo de forma individual que como un todo, de principio a fin, según comentó Kun. Haciendo esto que el formato de libro sea una necesidad. Los volumenes de Mondo Pixel no pueden ni deben leerse en una pantalla sino con el ritmo tranquilo del papel.
Otra de las conclusiones fue que hay que exigir calidad en los textos no solo desde la posición de periodista, sino también de la de ustedes, señores lectores. Dejen de leer basura que ya estamos mayorcitos.
Esto nos llevó a una reflexión sobre el estado de la prensa especializada y de la clase de jugadores que se ha creado en torno a ella. El jugador "clásico" (el que se deja arrastrar por el hype, la notaza, el jarcor) cada vez tiene menos valor para una industria que ve como debe gastar cantidades exageradas de dinero en contentar a un sector que cada vez es más reducido y dificil de convencer.
Y todo esto intercalado con perdigones loberos dirigidos a ciertos personajes famosos en el periodismo patrio.


Mesa redonda «4º Open Ars Games (Especial: videojuego clásico)»

Y llegamos a la parte gratuita de la jornada (ya que, "ejem, ejem", no tenía pase de prensa). El Open Ars Games de la mano de nuestros dos titanes.

La vigencia del píxel, por John Tones

A grandes rasgos:
La culpa de todo la tiene Nirvana y la MTV porque el mainstream, desde el nirvanazo (el MTV Unplugged Nirvana), es capaz de tragarse cualquier cosa, por muy extrema o ruidosa que esta sea y el retro puede ser ambas cosas.
A los jugadores les gustan los juegos antiguos por aquello de formar parte de un grupo definido. Ahora que los límites se han difuminado (¡¡¡las J'Hayber las llevan los modernos!!!) diferenciarte del resto es atractivo.
El retro es el nuevo AC/DC. Las mecánicas sencillas en apariencia y el iconismo pueden responder a una tendencia social que busque una cierta pureza. Como con el Rock puro de AC/DC, oigan.
La abstracción imperante en los gráficos de los juegos clásicos hace que sean atemporales. La búsqueda del hiperrealismo que parece imperar en la industria actualmente provoca el efecto contrario.

Y, claro, aquí pueden surgir los problemas. Que la nostalgia perjudique el juicio y nos impida ver los errores y los aciertos donde los haya creando conductas poco saludables en ciertas personas poco reflexivas. Y haciendo que sea mucho más complejo de lo que debería adaptar y aprender de lo que esos juegos nos pueden enseñar.

¿Cómo se les queda el cuerpo, jóvenes?


¿A qué nos hacían jugar?, por Javi Sánchez

El señor Kun empezó su charla apuntando que uno de sus temas preferidos es la interfaz humano-máquina. El mando, vaya.
Y nos llevó de paseo por la historia desde esa perspectiva.

La evolución de los controladores desde la rueda del Pong hasta las carretas de botones de los mandos actuales debería haber supuesto, lógicamente, una evolución en la forma de juego. Hemos pasado de jugar con un botón para saltar y otro para pegar puñetazos a tropocientas combinaciones... para seguir haciendo lo mismo.
Seguimos haciendo lo mismo en GTA 1 con su perspectiva cenital que en GTA 3 ya que en este seguimos jugando mirando al minimapa. No ha habido evolución ninguna a un nivel complejo ni determinante. Jugamos al Doom con más polígonos.


Pero, como siempre, lo divertido vino con las preguntas.
Pasemos de los detalles y vayamos a las conclusiones.

El síndrome del tren de la bruja no es importante si estás saliendo del culo de un gusanano gigante donde todo era MARRÓN. Por mucho que sepamos que nos la están metiendo doblada... al menos es en el culo de un jodido gusano gigante.

Alguien preguntó por qué Left4Dead era necesario si ya existía no se qué otra cosa de tiros. La respuesta de la gente importante de la sala fue: Mirar al interfecto con cara de asombro para, acto seguido, gritar: "Coño, porque tiene ZOMBIES". Todo mejora con zombies.

El remake de Monkey Island no está mal a priori como nos querían vender. Está mal porque no han entendido una puta mierda los que lo han hecho.


Y luego vino LA DIVERSIÓN. Pero, joróbense, que eso no se cuenta.

1 comentario:

Holdy dijo...

Cojonuda la crónica amigo Garm, lástima que no viva usted en Madrid para poder compartir algún Open Arsgames y sobre todo el post-Open.

Geniales como siempre Tones y Kun, lo de los zombies genial y lo del pase de prensa se hará lo que se pueda para la próxima, aún somos pequeñitos pero crecemos poco a poco con buenos reportajes como este.

Un abrazo!