viernes, 4 de septiembre de 2009

La evolución ¿natural? del ocio tecnológico

Una de las cosas que más llama la atención en esto de la tecnología es, quizá, que se queda obsoleta en un tiempo extraordinariamente corto. Apenas salen al mercado, los aparatos que son nuevos hoy quedan relegados y sustituidos por aparatos de mayor capacidad, mejores características y menor tamaño (en esto, los japoneses son especialistas) mañana. El caso de los teléfonos móviles, por ejemplo, es quizá el más claro: cuando comenzaron a distribuirse servían exclusivamente para hablar. Para estar localizable y poder localizar en todo momento. Hoy, varios años después, los móviles son centros multimedia portátiles donde hablar es casi lo de menos. Uno puede ver vídeos, escuchar música, hacer fotos, navegar por internet, calcular rutas a través de GPS e incluso jugar a sencillos videojuegos a través de estos aparatos. Un salto cualitativo que, si uno lo piensa friamente, resulta francamente increíble.

El campo de los videojuegos -explícitamente ese campo- no es una excepción. Si antiguamente teníamos una Super Nintendo o Mega Drive en nuestro salón o habituación para pasar un buen rato jugando con Sonic, Mario o Link, Sega daba un giro de tuerca al mercado a comienzos de los 90 sacando a la venta su Mega-CD. Un add-on para Mega Drive que, además de permitir reproducir juegos grabados en CD-ROM, brindaba la posibilidad de escuchar tus CDs de música en la consola doméstica (iniciativa que sería secundada más adelante por Sony con su Playstation). Más adelante, con la aparición de la Playstation 2, Sony daba otro giro de tuerca a la idea original de Sega permitiendo reproducir DVDs en el aparato, ampliando el público objetivo a los padres que, por el precio de una consola para contentar al niño, podían tener un reproductor de DVD en sus hogares; iniciativa que fue emulada por Microsoft y su XBox (hablo de la primera generación) sin tan excelentes resultados. Hoy en día, con la reciente llegada de las consolas de nueva generación -y me refiero principalmente a XBox 360 y Playstation 3-, hemos asistido de nuevo a otro importante salto de prestaciones: ahora las consolas permiten (aparte de jugar a videojuegos, claro) hablar y chatear a través de la red, escuchar música o la radio, navegar, reproducir blu-rays -estas dos últimas, al menos, en la abanderada de Sony- y hasta alquilar películas online. Toda una gama de posibilidades que hacen que, actualmente, una simple consola de videojuegos sea mucho más que una simple consola de videojuegos. Se trata de auténticos centros de ocio multimedia que, como ha sucedido con los móviles, se alejan cada vez más del objetivo original para el que fueron concebidas -jugar a videojuegos- para aunar la mayor cantidad de prestaciones posibles en un único aparato. Para captar más público. Para vender más.
Y yo me pregunto: ¿realmente necesita eso el mercado de los videojuegos para sobrevivir, o se trata de una evolución natural al igual que ha ocurrido en otros campos? Este progreso ¿beneficia o perjudica al mercado? Y, quizá lo más importante, ¿donde está el límite?

Sí, ya saben, cuando dentro de unos años oigamos decir "¡Ah! En ese aparato también se podía jugar a videojuegos, ¿no?"

6 comentarios:

Holdy dijo...

Eso es lo que hace que algún amigo mío del que ahora no recuerdo el nombre ;) decida comprarse una Ps3 no para jugar al GT 5, al The Last Guardian o al Uncharted 2 sino porque le van a implementar en breve un sistema de descarga de películas cojonudo...

Antonio dijo...

Que grande eres "Holdy" y cuanta razón tienes... (y que pequeñita y mona han dejado la ps3 y con qué precio tan interesante... y así tengo blue-ray!! :P)

Para que veas que después de la feria he venido a ver tu web eh? ;)

Un saludo. Antonio.

Antonio dijo...

Bueno, acabo de ver que el artículo es de Raúl... venga, tú también eres grande Raúl, jejejeje

Holdy dijo...

Qué bueno Antonio, me alegro que te pases por aquí, échale un vistazo al archivo del blog porque seguro que hay muchos artículos que te van a gustar. Por cierto hay un artículo de una tal Akane sobre los videojuegos en el ámbito educacional...te imaginas quién es?

Raúl Carrasco dijo...

¡Gracias Antonio! Me alegro de que te gustase el artículo.

Antonio dijo...

Me imagino, me imagino... :P