martes, 22 de septiembre de 2009

N+: el mejor ninja en Xbox Live


En este mundo solo hay algo mejor que un zombie: un ninja. Manejar a uno de ellos como alter ego en un videojuego siempre nos ha tocado la fibra especialmente, recuerdo tardes inolvidables ante el Revenge of Shinobi, Ninja Gaiden o Shadow Warriors. Posteriormente han sido sustituídos por el nuevo Ninja Gaiden de Itagaki, los Onimusha o los Tenchu.

Pero un juego desprovisto de toda parafernalia técnica vio hace unos meses salida en Xbox Live despues de pasar por descarga gratuita para los Pc y desde entonces ya nada es igual. Ese título es N+.

N+ combina una mecánica de plataformas 2-D en estado puro con cierto regusto a puzzle integrado en una acción basada en un análisis milimétrico de cada salto, cada ítem, cada obstáculo para poder alcanzar el objetivo final de salir de dicha pantalla en el menor tiempo posible. Básicamente tienes en tu poder a un ninja implementado con un control sublime con el que has de recoger una serie de ítems para aumentar tu tiempo y accionar unos pulsadores que abrirán puertas para facilitar tu acceso a la salida. Para ello deberás competir con saltos imposibles, bombas, misiles, plataformas inalcanzables y demás parafernalia del averno para lograr tu objetivo. Pero tu objetivo en este juego mas allá de mejorar tu tiempo o simplemente avanzar en su desarrollo es enfrentarte a la siguiente pantalla, es disfrutar en esos segundos de estudio del entorno antes de lanzarte con tu ninja suicida a por el reto de turno en el que la adrenalina golpea tus sienes y piensas que no hay nada mejor que hacer que seguir jugando. Y jugarás -agárrese al sillón amigo- con tan solo las teclas direccionales de izquierda y derecha y UN BOTÓN PARA EL SALTO. Nada mas.


Y si de verdad quieres seguir jugando, una vez descargadas todas las expansiones, tienes por delante de tí 700 mágicas pantallas que te tendrán meses y meses frente a tu consola. Gracias a una dificultad creciente y a un gameplay fastuoso la necesidad de seguir adelante será irrefrenable. Llega un momento en el juego en el que cada pantalla -o cada serie de pantallas que se dividen en 5 de ellas- empieza siendo un reto inalcanzable pero en todo momento tienes la sensación de que haciendo tal cosa o tal otra al final llegarás a conseguir superarla. Últimamente me ha pasado eso mismo con otro genial juego del Live, el Trials HD. Y francamente es algo que no me pasaba delante de un juego desde hace mucho tiempo -quizás desde que convertí mi periplo por las vastas praderas de Shadow of the Colossus en una lucha con mi propio yo entre mi habilidad plataformera y mi mente frente a cada puzzle, cada lucha con uno de los colosos-.


Además de las 700 pantallas el juego posee un editor de niveles divertido, de fácil manejo y muy sólido en su propuesta que puede alargar mucho la vida de esta joya.

Es increíble que un juego hecho con muy poquitos recursos por el estudio independiente Slick Entertainment pueda ofrecer MUCHÍSIMO MAS que las mastodónticas superproducciones a las que nos están acostumbrando hoy en día. Un auténtico canto de sirena perdido en un mar de banalidades.

IMPRESCINDIBLE.

No hay comentarios: