domingo, 7 de febrero de 2010

Demo de Heavy Rain

Cuatro días antes de que la demo se haga pública y dieciocho antes de que salga el juego a la calle he podido, gracias a los compañeros de Anait Games, hacerme ayer con la demo de uno de los juegos con mayor hype de los últimos tiempos, la última joya de los creadores de Fahrenheit, Heavy Rain.

Quantic Dream ha trabajado durante años para exprimir al límite la potencia de Playstation 3 en una aventura gráfica con oficio de película interactiva para ofrecer lo que han dado en llamar una experiencia adulta en un videojuego. Eso es algo sobre lo que queda mucho que discutir ya que el hecho de ofrecer un videojuego con un argumento adulto no significa que sea un videojuego adulto.

La madurez de un videojuego se debe medir en el diseño de su gameplay más que en apariencias gráficas o argumentales pero dejemos esta disputa para otra ocasión y centrémonos en lo que nos ocupa.La demo se divide en dos capítulos no muy extensos y cuyo objetivo obvio desde un primer momento es el de mostrarnos el control que se ha creado para el juego en distintos tipos de situaciones.



El primer capítulo o escena se titula "Lugar sórdido" y en él llevas el control de un detective bastante maduro y con problemas de asma que se dispone a interrogar a una mujer de dudosa reputación que ha perdido a su hijo en un asesinato. En todo momento la pantalla se muestra diáfana en su totalidad sin marcadores y gadgets de ningún tipo a la vista. Eso crea una inmersión total -algo parecido a lo que pudimos vivir en Dead Space- en la aventura, y solo los botones a pulsar se muestran en pantalla de una forma que no llega a molestar y que nos es indicada de forma facilmente asimilable. Al principio eso de dejar pulsado R2 en todo momento para que el personaje ande y manejarlo a su vez con el stick analógico izquierdo mientras con el derecho y los botones de colores se controlan las acciones del mismo puede resultar algo caótico pero enseguida nos damos cuenta que el resultado es bastante intuitivo y agradable. En esta escena asistimos también a una pelea en la que nos queda claro que el sistema de control bajo el formato de quick time event está muy bien implementado y resulta francamente espectacular. Quiero hacer especial mención al cuidado que se ha tenido con las expresiones faciales de los personajes que lejos de imbuirnos en el temido Uncanny Valley -la sensación de rechazo que tiene el ser humano al ver recreada una imagen humana de forma casi perfecta- nos efrenta a personajes casi tangibles con los que puede llegar a ser fácil implicarse sentimentalmente. Unas animaciones corporales perfectas y unas texturas del entorno brillantes -aunque no mejores que las de otros títulos como MGS 4, Uncharted o los Modern Warfare- nos meten en la acción de forma inmediata.

El segundo capítulo se titula "Escena del crimen" y básicamente se trata de enfrentarnos a una situación de este tipo y ver cómo se ha implementado el sistema de investigación del entorno -mucho más intuitivo y creíble que el típico de una aventura tipo point and click-.

Para finalizar se nos obsequia con un nuevo trailer del juego con un estilo casi hollywoodiense.

La sensación general al terminar la demo es que estamos ante un título que marcará un hito en el mundo del videojuego, creará controversia, le sobrarán partidarios y enemigos por igual y, desde luego, no dejará indiferente a nadie. Un apartado gráfico sobresaliente -aunque no el mejor de esta generación- una banda sonora intrigante y peliculera y un presumible guión profundo y lineal por igual nos pondrán ante un control diferente y agradable en cualquiera de los tres niveles de dificultad que se nos dan a elegir, que como mínimo ofrecerá una experiencia diferente en una generación copada por los first person shooter.

Contamos los días para hacernos con el juego completo. Al fin y al cabo, ¿qué estarías dispuesto a hacer por amor?


3 comentarios:

Sephiroth dijo...

HR despierta en mí sensaciones opuestas.

Por un lado posee un concepto muy interesante que puede dar mucho juego,nunca mejor dicho.
Pero por otro me da la sensación de que se está perdiendo definitiva e irremisiblemente la esencia de los videojuegos.

De un tiempo a esta parte vemos como cada vez más los videojuegos se centran más en aspectos visuales que en aspectos jugables.
Es decir,se está dando preponderancia a cuestiones que son secundarias porque no son intrínsecas del medio y,sin embargo,las cuestiones que caracterizan a los videojuegos como tal quedan relegadas a un segundo plano.

HR es el paradigma de esta tendencia.
Puede decirse que es un híbrido entre cine y videojuegos,una película interactiva.


Así que uno ya no sabe muy bien si al final los videojuegos acabarán siendo un tipo de cine o si finalmente encontrarán su propia idiosincrasia.

Holdy dijo...

Creo que en torno a Heavy Rain se ha creado una sensación de intrusismo por parte del séptimo arte en el mundo del videojuego con el consiguiente efecto cooperativista en contra de ello que se me antoja excesivo y erróneo.

Por lo poco que he podido probar, Heavy Rain está muy lejos de ser una película interactiva como lo fueron en su día la recreativa del Dragon's Lair o el Road Avenger de Mega CD.

Heavy Rain, a mi entender, es una aventura gráfica dotada de un diseño de gameplay diferente al clásico point and click, que pretende enriquecer cada escena, cada paso, con comandos de control ilimitados, no suscritos a las pautas que obligan los botones de un control pad.

Que tiene una presencia gráfica que bebe del cine? Y qué? Quiero decir, todo arte es fruto de la inspiración, experiencias, sentimientos e influencias de quien lo crea.

Como dice David Cage, fundador de Quantic Dream y writer-director de Heavy Rain, en una entrevista en la revista Edge británica correspondiente al mes de septiembre de 2009: "nothing is created from nothing"

Raúl Carrasco dijo...

A mí también me despierta sentimientos contrapuestos: quiero acabarlo para saber si logro (con mis decisiones y mi habilidad) salvar finalmente a Shawn, pero por otro lado quiero que dure y dure y dure porque estoy disfrutando y saboreando cada momento. Sí, me maravilla este juego. Es tremendamente inmersivo y emocionante, aunque la razón principal de mi amor incondicional hacia él es, quizá y sobre todo, por su estética cinematográfica.

Me parece una joya.

La compra de la Play 3 por Heavy Rain (me) mereció completamente la pena.