jueves, 25 de marzo de 2010

Caballeros de la Antigua República, el verdadero lado de la Fuerza

De niño quería ser jedi.

En serio, soñaba despierto imaginando que viajaba de planeta en planeta combatiendo el mal allá donde moraba. Que hacía frente a las amenazas galácticas y las injusticias a lo largo de la galaxia, defendiendo a los débiles con mi sable de luz. Enrrollaba una revista sobre sí misma al abandonar la sala de cine o terminar de ver la Guerra de las Galaxias por enésima vez en mi casa, e imaginaba que era un arma mística que blandía sereno pero implacable contra los malos. Miraba cajas de cartón amontanadas en la calle, en espera de que el servicio de limpieza de la ciudad se las llevase, e imaginaba que era capaz de moverlas con la simple voluntad de mi mente -cabe destacar que en mi imaginación no eran simples cajas de cartón sino pesados contenedores de acero-. Un jedi respetado por mis aliados y a la vez temido por mis enemigos. Tentado pero nunca débil ante el Lado Oscuro. Un Caballero de la Luz destinado a salvar la galaxia de alguna terrible amenaza.

Eso fue hace años.

Unas cuantas semanas atrás, animado por Holdy -que sabe de mi devoción hacia la Guerra de las Galaxias-, adquirí a través de eBay un antiguo juego de rol para Xbox llamado Caballeros de la Antigua República. Kotor (Knights of the Old Republic) para los amigos. Una apuesta emocionante y desconocida hacia un universo sobradamente conocido, cuya historia acabó atrapándome irremediablemente.

Hace muchos, muchos años en una galaxia muy, muy lejana -antes incluso de los acontecimientos narrados en los episodios fílmicos- existía una República Galáctica que libraba una dura guerra con los Sith. Tras haber sufrido durante algunos años las sangrientas Guerras Mandalorianas de las que la República salió finalmente victoriosa a un gran coste -de vidas, sobre todo-, los dos jedis que lideraron aquella cruenta guerra cayeron, por motivos desconocidos, víctimas del Lado Oscuro. Darth Malak como aprendiz y Darth Revan como maestro fundaron el llamado imperio Sith, un movimiento de jedis oscuros motivados por una fé violenta y cruel, totalmente opuesta a aquella que una vez defendieron, y declararon una guerra abierta a la República y a los maestros jedi que antaño sirvieron. A lo largo del transcurso de la guerra, en una de las batallas más importantes, algunos miembros del consejo jedi lograron tender una emboscada a la nave de Revan e infiltrarse en ella para tratar de poner fin a la campaña bélica. En una astuta y terrible jugada, Malak traicionó y mató a su maestro, disparando contra su nave y destruyéndola para tratar de aniquilar a todo y todos los que había en ella. Dos años más tarde, los Sith liderados por Darth Malak, ahora señor de la orden, atacan una nave de la República en la que viaja una poderosa y joven jedi llamada Bastila, acompañada por un soldado recientemente incorporado al cuerpo del ejército que podría acabar suponiendo, aunque aún no lo sabe, la última esperanza de la la Galaxia...



Ideado y desarrollado por la veterana Bioware, y funcionando bajo la 3ª edición del sistema d20 de Dungeons & Dragons, Caballeros de la Antigua República es un excepcional juego de rol que cuenta con más de 40 horas de juego, varios mundos por explorar, y una historia compleja y profunda que lo convierten en uno de los productos más completos -por argumento, desarrollo y jugabilidad- que ha conocido la industria; y supone sin lugar a dudas una oportunidad inmejorable -al menos, a día de hoy- de vivir y formar parte de la mitología de la saga galáctica más famosa de todos los tiempos.

Una oportunidad de ver cumplido un sueño.

1 comentario:

Holdy dijo...

Me alegra enormemente que me hicieras caso y te compraras esta joya de Bioware para la primera Xbox, una consola repleta de titulazos y desgraciadamente poco valorada. Encima este juego es compatible con la Xbox 360 y está en perfecto castellano.

Lo dicho, enorme juego y enorme artículo.