viernes, 23 de abril de 2010

Que la quimio no les quite la sonrisa


Gracias al amigo Old School Generation he conocido hoy la iniciativa de una organización llamada Juegaterapia para llevar una sonrisa a los peques que se enfrentan a la terrible quimioterapia gracias a las consolas y videojuegos que ya no usamos para hacerles pasar ese trago con una sonrisa.

Y es que saber que aparatos o software que tenemos en casa sin darles uso alguno, acumulando polvo, pueden tener un fin tan extraordinario, le hace a uno sentirse muy feliz. Yo, como coleccionista reconocido, guardo numeroso material que en breve me dispondré a llevarles, y animo a todos los que nos leéis que le dediquéis una tarde a gestionar el material que tenéis por casa y que no utilizáis para sumaros a esta iniciativa.

Cuando contaba con solo un año de edad me tuve que enfrentar a un cáncer y a la posterior radioterapia y quimioterapia y durante años pasé muchos ratos en el Hospital para niños de El Niño Jesús de Madrid viendo como pequeños compañeros como yo se enfrentaban a esta enfermedad con valentía y dolor y lo importante que suponía cualquier regalo, cualquier juguete, para llevar con más alegría esta situación. Es muy importante para un enfermo de este tipo -más si cabe siendo niños- llevar todo el proceso con alegría y positividad ya que ayuda enormemente a superar el bache.

Amigos, hoy nuestros videojuegos pueden tener más sentido que nunca, pueden lograr el mayor de los records, la mejor puntuación, el más extraordinario de los logros, la sonrisa de un crío que está enfrentándose a una terapia tan dura bien merece nuestro apoyo, nuestra movilización. Gracias amigos de Juegaterapia, gracias amigo Old School, gracias a todos los que vais a apoyar esta iniciativa.

Y gracias a vosotros peques, por vuestra demostración de fuerza, de valentía, sois nuestros héroes, nuestros protagonistas de aventuras fantásticas e increíbles.

Hoy jugáis por nosotros.

6 comentarios:

Raúl Carrasco dijo...

Te mandé el enlace de esta asociación por Facebook hace algunos días pero no debiste verlo, su labor me parece maravillosa.

Raúl Carrasco dijo...

Por cierto, no eres la única persona agradecida de que superases aquella terrible enfermedad. :-)

Holdy dijo...

Efectivamente no ví dicho enlace, aunque acabo de revisar mi facebook y me parece que ese enlace se lo mandaste a otro :( En cualquier caso lo importante ahora es volcarse con esta organización como humildemente podamos.

Gracias Raúl.

Old School Generation. dijo...

Todo sea por amenizar un poco el mal trago que han de soportar estas pobres e inocentes criaturas.
Si a los adultos ya nos cuesta asumir ese trance, ante la mirada de un niño debe de ser terrible, verse privado de salud por algún motivo que no alcanza a comprender, mientras el resto de sus compañeros disfruta alegremente ajenos a sus males.
Por ello es necesario volcarse con estos proyectos, y nosotros que amamos los videojuegos podemos apreciar también la labor que desarrolla esta organización.
Así que ya sabis, tal como "Holdy" ha dicho muchos de los juegos viejos que podáis tener por casa acumulando polvo, pueden tener un mejor fin del que jamás hubierais podido imaginar.

Raúl Carrasco dijo...

@Holdy: Me suena que lo hice dándole a "Sugerir esta página a un amigo". ¿Has mirado en el apartado de páginas sugeridas?

@OSG: ¡Gracias por el comentario! ¡Toda ayuda es poca!

Alejandro Cortés dijo...

La verdad es que iniciativas de ese estilo se agradecen, yo soy enfermero y las veces que he estado trabajando en servicios de ese estilo he intentado siempre llevar algo para amenizarles un poco, y siempre habia pensado que los videojuegos eran una buena forma para que tanto niños como adultos pudieran entretenerse en esos momentos tan desagradables, pero las iniciativas individuales o no salen tan bien como una espera o incluso a veces no son ni bien vistas, ya se sabe, en todos los trabajos hay siempre un cretino que cree que todos buscan hacerle sombra.

Creo recordar que tenía un par de cartuchos de pokemon de GBA repetidos por ahi, con eso tiene horas y horas de abstracción sin duda.

Gracias por compartirlo.