lunes, 10 de mayo de 2010

Alan Wake: primeras impresiones


Cinco años han sido necesarios para echarnos a la cara la obra de Remedy Entertainment desde su primer anuncio de salida, cinco años de elucubraciones, hype y demás zarandajas que terminan para un servidor en el día de hoy: me acabo de comprar la edición de coleccionista de Alan Wake. Ante todo tengo que dar la enhorabuena a Microsoft por proporcionarnos una de las mejores ediciones de coleccionista de todos los tiempos de un videojuego en nuestro país. El estuche con formato libro da paso a una caja encuadernada, como todo buen best seller, en cartoné con fondo negro y letras plateadas dentro de la cual se ubican tres elementos diferentes con todas las sorpresas de esta edición: el primero de ellos es el videojuego en una caja tipo Dvd sin contraportada -algo cutre- con sus instrucciones. Hasta aquí nada reseñable, pero empieza lo bueno: en un segundo compartimento encontraremos nada menos que la banda sonora original del juego acompañada de un disco con contenido extra y en un tercer lugar la joya de la corona, uno de los elementos más originales y trabajados que he podido disfrutar en videojuego alguno, una novela con ilustraciones a todo color y edición de lujo en cartoné con sobrecubierta llamada El expediente Alan Wake que pone la guinda a un pastel tratado con un cuidado exquisito.

Por otro lado, he aprovechado para dedicarle una hora y media al videojuego en sí -he completado el primer capítulo-, y estas han sido mis primeras impresiones: lo primero que llama la atención es el interés que se ha dedicado a una puesta en escena de lo más cinematográfico. La literatura y el cine de terror se dan la mano en una obra con una clara influencia del maestro del terror Stephen King, de hecho, hay momentos en que creerás estar asistiendo a escenas de El Resplandor interpretado por Jack Nicholson o pasando las páginas de la extraordinaria novela La mitad oscura. La dualidad en la mente de un escritor perturbado por su propia ficción es un tema recurrente en la narrativa de King y aquí se trata como eje argumental del videojuego en cuestión. La estructura del mismo está basada en capítulos cual teleserie americana al uso con el propio resumen al comienzo de cada entrega como en dichas producciones.


El desarrollo está integrado en una aventura de terror/acción en tercera persona con un sistema de disparo basado en apuntar con una linterna a los enemigos para detenerles -gatillo izquierdo- mientras disparas con el arma equipada- con el gatillo derecho-. A nivel jugable el control no está tan bien implementado ni es tan profundo como en otros títulos mejor adaptados a esta perspectiva -Gears of War, Uncharted o, en su género, Silent Hill o Resident Evil-. Me da la impresión que el título habría ganado en inmersión y control optando por la vista en primera persona. Por otro lado se echan de menos aspectos como la cobertura en favor de una búsqueda contínua de zonas iluminadas en las que nuestros enemigos no pueden entrar. Otro aspecto que no me ha convencido es lo poco que dura la capacidad de esprintar -presionando el botón LB- del protagonista que hace de cada huída un andar agónico y frustrante hacia el obejtivo luminoso. Tampoco es un punto a favor el control de la cámara, aspecto este poco cuidado en este tipo de títulos, así como una casi nula interacción con el entorno. Nada de trepar ni hacer demasiadas florituras. Salto y disparo, eso es casi todo.


A nivel técnico el juego es más que notable. El apartado gráfico se ve resentido por la linealidad de los escenarios y por unas texturas nada convincentes pero a cambio nos muestra un motor con potentes físicas en un entorno muy realista -posee unos paisajes bellísimos- con una enorme capacidad por el detalle y la variedad en cada paraje recorrido. Los efectos de luces y sombras -base fundamental en el juego- están implementados de forma sobresaliente. En cuanto a las expresiones faciales, cumplen bien pero siguen siendo algo encorsetadas -ese temido Uncanny Valley...-.

A nivel musical hay que reconocer que la banda sonora es extraordinaria con un buen puñado de excelentes temas vocales e instrumentales que aportan riqueza al conjunto y una ambientación muy meritoria. El doblaje de las voces raya a gran altura para lo que estamos acostumbrados aunque se pierde gran parte al no coincidir el movimiento de los labios en la versión en castellano.


Como conclusión quiero apuntar que, si bien el juego prometía mucho más y adolece de una falta de profundidad en el gameplay preocupante -da la sensación de estar acabado con prisas-, no deja de ser una aventura muy atractiva, vibrante, que te lleva con gran dinamismo por cada una de las escenas y que sabe enganchar con un guión a la altura de lo esperado. Y, por supuesto, los coleccionistas y amantes de las buenas aventuras de terror, no deben dejar pasar la oportunidad de hacerse con la edición de coleccionista que es puro gozo del bueno. Una edición de lujo para un juego notable.

5 comentarios:

Sephiroth dijo...

Es un juego que me encantaría jugar pero teniendo en cuenta lo mal que lo paso con los juegos de miedo/suspense/horror todavía me lo estoy pensando.
Sí,soy un acojonado,que le vamos a hacer.

Un abrazo.

Holdy dijo...

A nivel de miedo es bastante light, nada que ver con los Project Zero que en esto de los sustos son los reyes.

El juego solo te lo recomiendo si te gusta su estética o su alucinante edición de coleccionista. En caso contrario yo esperaría a que bajara de precio. No es ni mucho menos un "must have".

Raúl Carrasco dijo...

¡Gracias por el artículo! Te ha quedado muy majo. ¡Yo estoy deseando hacerme con el juego! Tiene un aspecto cinematográfico brutal, y seguro que el terror va "in crescendo" a medida que avanzas en el juego.

Old School Generation. dijo...

La verdad es que ya raramente consigue impresionarme un videojuego.
Y aquellos que lo logran por lo general tienden a ser clásicos.
Pero sin duda este será un juego que promete hacer las delicias de todos los usuarios de la 360.
Echo en falta algún RE a la antigua usanza por eso; con zombies y un especial interés en la resolución de los puzzles en detrimento de la acción.

Zacek dijo...

Buena reseña, me gustaría probarlo...