viernes, 7 de mayo de 2010

Erotismo y videojuegos: calentando la pantalla (I)

Atención: Este artículo incluye contenido destinado al público adulto. Si tú no lo eres no deberías estar leyendo esto.




La inherente necesidad fisiológica de todo animal de reproducirse, incluido obviamente la del ser humano, ha llevado a múltiples empresas a convertir el sexo en una rentable herramienta para generar dinero. Así, mientras muchos locales de vida nocturna son testigos y cómplices de contratos multimillonarios que se cierran entre empresas, otros productos de consumo de índole claramente sexual generan ventas escandalosamente altas en forma de películas, revistas, juguetes para adultos, suscripciones a sitios web, fiestas de despedida de soltero/a y un largo etcétera en cuya valoración moral no pretende entrar este artículo.

Si nos centramos en aspectos más indirectos, la influencia del sexo en diversos sectores y expresiones artísticas es también clave y llamativa. La publicidad, por ejemplo, está llena de detalles eróticos que intentan ayudar a que el producto que promociona quede grabado en las retinas del consumidor. Sin ir más lejos, recuerdo el anuncio de una conocida marca de mayonesa light que llamó poderosamente mi atención hace años, precisamente por su contenido erótico. Este spot, de una duración aproximada de entre 15 y 20 segundos, consistía sencillamente en un primer plano de dos bonitos culos femeninos que vestían un ceñido pantalón vaquero, mientras las chicas a quienes pertenecían dichos traseros, madre e hija supuestamente, mantenían una conversación que ciertamente no alcanzo a recordar.

Los videojuegos, como medio de expresión que son, tampoco escapan de esta influencia.

Si nos remontamos a la historia del sexo y el erotismo en este medio -y este sí es el propósito de este artículo-, podría decirse con casi total certeza que el primer videojuego erótico que visitó las pantallas de los asombrados y probablemente excitados usuarios fue Custer's Revenge, lanzado por la compañía Mystique para Atari 2600 en el año 1982. El juego trataba sobre el general Custer, que vestido únicamente con sus botas, guantes y sombrero tenía que evitar los numerosos ataques de los indios hasta lograr llegar a la india de enormes pechos que le esperaba ¿impaciente? atada a un poste.

Precisamente en el año 1982, con el lanzamiento del Commodore 64, nacieron decenas de juegos de índole erótica para dicho soporte. Títulos como Stroker -un simulador de onanismo-, Party Girls, Sex Games o Sex Games 2 revolucionaban el tímido mercado de los años 80 con una oferta en pixels bastante caliente para lo que acostumbraba a ver el jugador de videojuegos por aquella época.

En 1987, la compañía Sierra lanzaba Leisure Suit Larry para PC,  una aventura gráfica en donde ayudábamos a un playboy bajito y feo llamado Larry a perder su virginidad. A esta entrega le seguirían otras siete más, si bien el creador de la saga Al Loewe se desentendió de las dos últimas aparecidas en 2004 y 2009 respectivamente. Como curiosidad comentar que Leisure Suit Larry 4 nunca vio la luz -de L.S.L 3 se saltó a L.S.L 5-, sin embargo es irónicamente nombrado en las entregas posteriores como si realmente hubiese sido comercializado y disfrutado por los usuarios.






También en 1987, con el lanzamiento de la consola Turbografx o PC Engine por parte de la compañía NEC, los llamados juegos eroge conocieron su gran boom, colocando a esta consola muy por delante de la NES en las listas de venta japonesas. De concepto muy amplio, puede decirse que el género eroge es todo aquel videojuego proveniente de Japón salpicado de contenido erótico, si bien estos juegos pueden dividirse en diferentes subcategorías dependiendo de su estilo: RPGs, puzzles, versiones picantes de juegos tradicionales como póquer o blackjack y otros. El tipo más común dentro del eroge es el llamado Bishōjo, un género de aventura en donde el protagonista interactúa con diferentes chicas a lo largo de una "historia pretexto" a fin de seducirlas y acostarse con ellas. Este tipo de juego hace normalmente uso de un gameplay semejante al de una aventura gráfica que muestra ilustraciones hentai para narrar la historia y las escenas calientes, como el pionero Tenshitachi no gogo lanzado al mercado por la veterana JAST en 1985, si bien actualmente hay juegos de este género que se apartan de este estilo tradicional de gameplay para ofrecer una experiencia diferente, como es el caso de las más modernas Sexy Beach o Artificial Girl de la compañía nipona Illusion. Algunos juegos bishōjo gozan de ilustraciones de tanta calidad que acaban siendo recopiladas en sus propios libros de ilustraciones debido al enorme éxito cosechado entre el público.

A finales de los 80 y principios de los 90, cuando el Spectrum conocía su máximo apogeo -la llamada época dorada de los videojuegos- comenzó a darse importancia al erotismo como herramienta de marketing. De este modo, pudimos ver carátulas realizadas por los magníficos artistas españoles Azpiri o Luis Royo en títulos como Lorna o Game Over que ayudaron inevitablemente a despegar las ventas de los juegos que acompañaban. De la misma época son algunos juegos eróticos que llegaron a los salones recreativos; de los cuales pudimos ver incluso algunos en las salas de nuestro país. Pocket Gal, también conocido como Super Pool 3, era un juego de billar de tipo eroge en el que una simpática chica recompensaba la destreza del jugador desnudándose con nuestros progresos. Gals Panic fue otro juego erótico de gran éxito que pudimos ver a comienzos de los 90. De gran parecido con el sobrio Qix de Taito, su interesante gameplay consistía en moverse a lo largo de toda la pantalla esquivando enemigos mientras desvelabamos la picante imagen de fondo, una chica en cueros que servía de recompensa ante una ajustada y excitante dificultad. Parecido a este último fue el español Splash! de Gaelco, donde manejábamos una brocha que utilizábamos para destapar el sexy papel tapiz que servía de fondo de pantalla.

1992 fue un año especialmente productivo en lo que a videojuegos eróticos se refiere. Por un lado Occidente recibió su primer juego eroge -si bien este tipo de juegos se acabaron conociendo erróneamente aquí como juegos hentai, como una generalización de este término- llamado Cobra Mission; primero de su clase en ser publicado en inglés y que mostró un considerable aceptación entre el público occidental, no acostumbrado a este tipo de producto. En el mismo año apareció también en España La Colmena, una creación de Opera Soft para PC. Una versión digital del típico juego de mesa picante para adultos estilo La Pirámide del Amor pensado para disfrutar en grupo, en el que había que realizar pruebas cada vez más atrevidas con nuestros rivales mientras avanzábamos por el tablero. El principal atractivo del juego no estaba tanto en su planteamiento sino en que mostraba en su desarrollo numerosas y preciosas ilustraciones eróticas del genial artista Alfonso Azpiri.

Y aunque aquí acaba este artículo, el erotismo aún tenía mucho que decir en el mundo de los videojuegos. Así que permaneced atentos, más información sobre esta caliente temática en próximas entregas.


Quiero expresar mi agradecimiento a los blogs Pixfans, Gamers.vg, y Videogame is Culture, de los cuales he obtenido parte de la documentación para la redacción de este artículo.

11 comentarios:

Holdy dijo...

ENORME artículo, y quedan aún dos entregas...

Enhorabuena Raúl.

Raúl Carrasco dijo...

Muchas gracias!! :-)
Espero que guste a más gente.

Tom dijo...

Estupenda entrega! :)

Sólo un comentario, la publicidad del Game Over que muestras en el artículo se corresponde a la versión censurada en UK:

Censurada
VS
Original

En la Wikipedia hay un breve apartado al respecto.

En su momento fue bastante comentado en la prensa especializada.

En España no llegó a ocurrir esto y sólo existió la portada original con media areola al aire.

Sobre la temática de tu magnífico artículo, no puedo dejar de recomendar el libro -en inglés- Porn & Pong :)

Alejandro Cortés dijo...

Muy buen artículo, me ha encantado, ¡no puedo esperar a que salgan los otros dos!.

Sin duda el erotismo esta presente en casi cualquier producto, y cada vez más, cosas como esta demuestran que el ser humano es cada vez más primitivo y cada vez menos social.

Adol3 dijo...

Erotismo en los videojuegos? Noooo.Precisamente vengo de ver los últimos vídeos que EL PIXEL ILUSTRE ha subido a youtube y.... joder,pasen y vean...

tutyses dijo...

Felicidades Raúl,
me has hecho recordar momentos especiales frente a mi copia de NES ^^, jugando a un juego del estilo piedra, papel o tijera... para desnudar a la chica de turno...

Raúl Carrasco dijo...

¡Cuantos comentarios! ¡Gracias a todos! ^_^

Respondo por partes:

@Tom: No sabía que la foto elegida se trataba de la versión censurada. Gracias por la información y por la recomendación del libro.

@Alejandro: No creo que las dos cosas sean incompatibles, Alejandro. De hecho, el erotismo se disfruta mejor en buena compañía. ;-)

@Adol3: No he conseguido encontrar esos videos que me dices. ¿Puedes pasarnos los enlaces, por favor?

@tutyses: para la NES aparecieron varios juegos eróticos no licenciados por Nintendo que quería comentar en la segunda entrega. ;-)

Adol3 dijo...

Bueno, http://www.youtube.com/user/ElPixelilustre#p/u/8/8mPSgxKmY0A

Desde ahí puedes ver el resto. Debo decir que la musica que ha puesto Andresito es todo un acierto. :D

Andresito dijo...

Señor, felicidades por el artículo. Mucho mejor que el que yo hice esta semana del estilo. En serio, es brutal. =D

muuu dijo...

Que en 1987 saliera un juego como Larry, fue una pasada. No creo que las grandes compañías se atreverían con el tema hoy en día.

Recuerdo que en el manual de la edición recopilatorio del LSLarry Al Lowe contaba una anécdota cachonda. Estaba presentando su juego a la distribuidora y creía que lo iban a cancelar por la temática así que comenzó a hablar de la interactividad que ofrecía aquel programa porque respondía a miles de palabras. Pidió al público que le dijeran palabras para escribir y uno soltó "¡Masturbate!", puso la palabra sin saber qué iba a pasar y en la pantalla salió "The whole thing was to stop doing that!" (el tema va de dejar de hacerlo). Y, claro, le publicaron el juego.

Raúl Carrasco dijo...

@Adol3: Gracias por el enlace. Vi el artículo, ¡estaba realmente simpático!

@Andresito: Muchas gracias por los elogios. Lo he intentado hacer lo mejor que sé. Como comentaba, ya vi tu artículo. Te quedaron muy graciosos los videos editados con la música porno. ;-)

@muuu: No conocía la anécdota. Muy simpática! Yo tuve la suerte de probar el Larry en su época y era todo un juegazo.

Por cierto, ya podéis leer la segunda entrega. ;-)