sábado, 29 de mayo de 2010

La Copa del Mundo: llamados a la gloria


El mayor espectáculo futbolístico y probablemente deportivo, con permiso de los aficionados a otros deportes, tiene lugar solo una vez cada 4 años y eso, a mi entender, es mucho tiempo para los aficionados al fútbol que, como yo, disfrutamos de este épico evento. Un evento en el que las grandes selecciones de todo el globo miden sus fuerzas para intentar alzarse con la Copa del Mundo, el mayor trofeo con el que puede soñar cualquier futbolista. Brasil, Argentina, Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, España... Todo el mundo quiere su trozo del pastel pero en este torneo el pastel no se divide ni se reparte. Es todo o nada. Ganar o perder. Vencer o ser vencido. No hay segundas oportunidades y quizá es precisamente ahí donde reside la grandeza de esta competición. Cada jugada, cada oportunidad, cada gol es un paso más hacia el sueño, un paso más hacia la gloria. Y es en el camino hacia ese grandioso destino en el que miles de personas, millones de personas, olvidan durante 90 minutos su color de piel, raza o ideología política y se abrazan al vecino bajo el color de una misma camiseta, de una misma bandera.

Es la magia de la Copa del Mundo.

Que tal evento tenga su reflejo en el campo del videojuego se convierte casi en una necesidad, aunque sea solo para poder paladear a través de nuestros mandos y pantallas un débil y apagado reflejo de esa pasión que arrastra multitudes. Una pasión cuya historia queremos repasar en The Videogame Culture, aprovechando que este año volvemos a encontrarnos con el mejor deporte rey.

España. 1982. Italia ganaba la final en el Santiago Bernabéu por 3-1 a Alemania Occidental con goles de Rossi, Tardelli y Altobelli en unos Mundiales que se inauguraron en el Camp Nou. Aunque habían aparecido ya varios juegos de fútbol, entre ellos International Soccer para Atari ese mismo año, todavía ninguna compañía se había planteado llevar el Mundial de Fútbol al universo pixelado. Tuvieron que pasar 2 años más para que en 1984 Artic Computing LTD lanzara para Amstrad World Cup Football, el primer juego de fútbol que permitía recrear esta competición futbolística, comenzando a jugar en la fase de cuartos. Lo más novedoso de este título no era tanto el hecho de poder disputar la competición sino que podías hacerlo entre amigos, ya que el juego permitía la participación de hasta 8 jugadores, cada uno en un equipo diferente. Un año más tarde, en 1985, veía la luz Tehkan World Cup, un fantástico arcade cortesía de la compañía Tehkan -más tarde Tecmo- que aunque no contaba con licencia oficial devoró a más de uno sus ajustados presupuestos en los salones recreativos. Podéis encontrar más información sobre este juego en el estupendo artículo que mi amigo Holdy escribió hace cerca de un año sobre él.

México. 1986. Diego Armando Maradona recorría más de 60 metros en poco más de 10 segundos, regateando a 5 oponentes y al portero, para marcar un gol en cuartos de final ante Inglaterra que pasaría a los anales de historia del deporte en un partido en el que la Mano de Dios daba el triunfo a Argentina. Una Argentina que ganaría además ese año la final a Alemania Occidental por 3-2 con goles de Jose Brown, Jorge Valdano y Jorge Burruchaga. Quien también marcaba un golazo era la compañía U.S. Gold haciéndose con la licencia oficial de la FIFA y publicando el decepcionante World Cup Carnival desarrollado por Artic Software para Amstrad, Commodore 64 y Spectrum. Este título no era más que una reedición de World Cup Football al que se le había añadido información oficial de la FIFA, por lo que el título se recibió con muy malas críticas por parte de la prensa y del público.

Italia. 1990. Alemania Occidental se tomaba la revancha sobre Argentina ganando 1-0 la final con gol de penalty que transformó Andreas Brehme. La selección argentina acabó con el orgullo herido y 9 hombres sobre el campo tras las expulsiones directas de Pedro Monzón en el minuto 65 y de Gustavo Dezotti más tarde por protestas reiteradas al árbitro. Monzón cuenta con el dudoso honor de ser el primer jugador en ver una tarjeta roja directa en una final de un Mundial de Fútbol. Quien seguía empeñada en permanecer en el terreno de juego era Tecmo, quien un año antes, en el 89, lanzaba en las salas recreativas Tecmo World Cup 90, un arcade en el que podíamos jugar con alguno de los siguientes 8 equipos para tratar de alzarnos con el ansiado trofeo: Alemania Occidental, Argentina, Brasil, Estados Unidos, Inglaterra, Italia, Japón y Rusia. Teniendo en cuenta las limitaciones del conjunto nipón, resulta curiosa la inclusión de este equipo -aunque razonable si consideramos el país de origen de la compañía Tecmo- en una competición que siempre le ha venido grande. Y hablando de Japón, este país fue el único que vio una versión casera del juego realizado por SIMS para Mega Drive bajo el título Tecmo World Cup 92. También por parte de Tecmo, en medio de dos mundiales, aparecía Tecmo World Cup Soccer en 1992 para NES. De la mano de Sega, por su parte, tuvimos World Championship Soccer -World Cup Soccer en Europa-, lanzado en 1989 para Mega Drive y Master System y el primer título que contaba con el logotipo y la mascota oficial de la FIFA, además de 24 selecciones. El juego fue portado por U.S. Gold a PC versión DOS, Amiga, Atari ST, Commodore 64 y Spectrum. Nintendo World Cup fue el intento de Nintendo de competir con Sega en el campo futbolístico aquel año. Desarrollado por Technōs Japan, fue publicado en 1990 para NES y en 1991 para Game Boy, aunque existió también un port para PC-Engine y Megadrive que no salió de Japón.

Estados Unidos. 1994. Tras 120 minutos de juego sin goles, por primera vez en la historia una Copa del Mundo se decidía por penaltis . Brasil levantaba su cuarto título después de vencer la tanda 3-2, cuando un lesionado Roberto Baggio lanzaba el balón por encima del larguero en un disparo decisivo que debía mantener vivo al conjunto italiano tras los fallos de Baresi y de Massaro -el penalty de este último, detenido por el guardameta-. En el terreno de los videojuegos, U.S. Gold lanzaba ese año World Cup USA 94 para Mega Drive, Mega-CD, Super Nintendo, Master System, PC versión DOS, Game Boy y Game Gear, con fotos digitalizadas de los estadios en las versiones de PC y Mega-CD. Este título sería el último título licenciado por la FIFA lanzado por U.S. Gold, quien perdía los derechos ante Electronic Arts en 1997. En todo caso, no fue el único título lanzado con motivo de estos mundiales: un año antes, en 1993, salía a la venta Tecmo World Cup 93 para Master System. Además, el equipo de desarrollo Mayor A de Konami lanzaba en Japón para Super Nintendo el juego Jikkyō Wārudo Sakkā Pāfekuto Irebun, más conocido en nuestras fronteras -a las que llegaría un año más tarde- como International Superstar Soccer. Este juego, que se convertiría en una IP con varias entregas, la última en 2003, contenía un modo de juego llamado World Series que emulaba un Mundial de Fútbol... sin licencias, claro.

Francia. 1998. La anfitriona se convertía en la vencedora de este Mundial tras derrotar 3-0 a Brasil, por aquel entonces la campeona del mundo, con 2 goles de cabeza de Zidane en la primera parte del encuentro y otro gol de Petit durante la segunda. Desde 1978 en que el Mundial se disputó en Argentina, un país anfitrión no conseguía levantar el trofeo. La licencia de la FIFA era también otro trofeo para las compañías de videojuegos, y éste lo había ganado Electronic Arts quien publicaba el año anterior FIFA: Road to World Cup 98 -más conocido simplemente como FIFA 98- para PC, Playstation, Nintendo 64, Game Boy, Mega Drive, Super Nintendo y Saturn; si bien conviene señalar que este juego aún no disfrutaba de las ventajas de la licencia y solo permitía disputar la fase de clasificación para los mundiales. FIFA 98 era la quinta entrega de la franquicia FIFA que había iniciado Electronic Arts en el 94 bajo el título FIFA International Soccer. En 1998, EA publicaba World Cup 98 para Game Boy Color, Nintendo 64, Playstation y PC versión Windows; con 40 selecciones jugables y primero de los juegos oficiales del Mundial que utilizaba un motor 3D aprovechando un mejorado motor gráfico de la saga FIFA. Un año antes, en 1997, nacía en Japón de la mano de Konami el mayor competidor de la franquicia de EA : Winning Eleven 97, conocido aquí International Superstar Soccer Pro. Un título que fue lanzado exclusivamente para Playstation y que se acercaba mucho más a la simulación que al arcade, lo que lo convirtió en todo un referente de los juegos de fútbol y daría inicio a una saga que aún dura hoy en día y que en en el año 1999 pasaba a llamarse ISS Pro Evolution. Huelga decir que esta serie, como en el caso del ISS, cuenta también con un modo de juego sin licencias que emula la Copa del Mundo. Por cierto, la entrega del 98, llamada ISS Pro 98 y lanzada también en exclusiva para Playstation, incluía los grupos reales del Mundial de aquel año y la posibilidad de jugar la fase de clasificación. La compañía SNK no se quedaba atrás y publicaba Neo Geo Cup 98: Road to Victory en 1998 para Neo Geo y Neo Geo Pocket y Neo Geo Cup 98 Plus Color un año después para Neo Geo Pocket Color.

2002. República de Corea y Japón. No solo se trataba del primer Mundial de fútbol que se celebraba en Asia sino que por primera vez en la historia dos países compartían el honor de celebrar este evento. Francia y Argentina daban la sorpresa -en el peor de los sentidos- cayendo en la fase de clasificación mientras que Corea del Sur y Turquía lo hacían también pero por razones bien distintas, alcanzando las semifinales. Aquel año Brasil ganaba la final a Alemania por 2-0 con goles de Ronaldo, proclamándose de esta manera pentacampeón. Electronic Arts, por su parte, publicaba su segundo título oficial del Mundial de fútbol llamado 2002 FIFA World Cup, que seguía utilizando una versión mejorada del motor gráfico de FIFA y cuya banda sonora fue compuesta por la Orquesta Sinfónica de Vancouver. Konami, mientras tanto, mantenía la contienda publicando en 2001 Winning Eleven 5, título japonés conocido en Europa como Pro Evolution Soccer y lanzado para PSX y PS2. ISS Pro Evolution había vuelto a cambiar de nombre pero seguía tratándose del mismo juego, con toda su calidad y espíritu de simulador deportivo. Dos compañías comenzaban a copar el mercado del videojuego futbolístico, dejando muy poco sitio a otros competidores.

2006. Alemania. Era la primera Copa del Mundo en el que participaban 3 equipos de habla portuguesa -Portugal, Brasil y Angola- y el primero desde 1982 en que las semifinales estaban copadas por equipos europeos. En esta ocasión, Italia ganaba la final a Francia en ronda de penaltis por 5-3 después de un igualado encuentro que acababa 1-1, y en el que Zidane veía la cartulina roja directa por propinar un cabezazo en el pecho a Materazzi, turbia acción que ponía fin a la carrera de un futbolista de talento extraordinario. Quien no se retiraba era Electronic Arts, quien publicaba ese año 2006 FIFA World Cup para GameCube, XBox, XBox 360, Playstation 2, PC, Game Boy Advance y Nintendo DS. Konami por su parte mantenía el pulso lanzando Pro Evolution Soccer 5 en 2005 para PC, Playstation 2, PSP y XBox.

2010. Sudáfrica. Primer Mundial celebrado en el continente africano y un futuro por escribir. Electronic Arts publica 2010 FIFA World Cup South Africa, una versión mejorada de FIFA 10 enfocada al Mundial de Fútbol. Desde hace un par de años la saga de EA había dado un giro hacia la simulación ganando en calidad y superando a su eterna competidora, PES, quien parecía haberse quedado estancada desde su entrega del 2006. Konami publicaba un año antes Pro Evolution Soccer 2010 para PS2, PS3, PSP, XBox 360, Wii, PC e iPhone como rival de la saga FIFA y del juego oficial de la Copa del Mundo, sin embargo este título obtendría puntuaciones notablemente más bajas en los medios especializados.

Llega un nuevo Mundial y con él nuevas ilusiones, deseos, alegrías y esperanzas. 32 selecciones comparten el mismo sueño. Solo una alcanzará la gloria.

Bienvenidos a la Copa del Mundo.

Toca volver a soñar.


Incluyo, a modo de contenido adicional, el video publicitario de Nike lanzado con motivo de los Mundiales de este año. Aparte de ser espectacular, el eslogan y el espíritu del anuncio podrían ser perfectamente aplicables a un videojuego ¿no creéis?



2 comentarios:

Holdy dijo...

Extraordinario artículo, amigo Raúl. Todos los años que hay mundial las revistas del sector y los mejores blogs se llenan de reportajes como este en el que se hace un pequeño repaso a la historia balompédica en formto videojuego.

Tengo que decir que pocos, muy pocos, he leído a la altura del tuyo, que muestra un elegante ejercicio de estilo entre lo balompédico y los videolúdico con un importante acopio de documentación.

Solo he echado en falta el mítico World Cup Italia'90 de Sega para Megadrive que compartía espacio en el cartucho Mega Games I con los geniales Columns y Super Hang-On. Este recopilatorio junto con el primer Sonic actuaron de reclamo a finales de 1992 para que un servidor se hiciera con su primera consola: el Mega Pack de la Megadrive de Sega.

Raúl Carrasco dijo...

¡Muchas gracias! La verdad es que me siento orgulloso de este artículo, me gusta cómo me ha quedado.
00
El World Cup Italia 90 es solo un relanzamiento del World Championship Soccer, conocido aquí como World Cup Soccer. La verdad es que no hubiera estado de más nombrarlo, tienes razón.