miércoles, 25 de agosto de 2010

Batman Arkham Asylum: dualidad necesaria

 
Lejos queda ya aquella soberbia novela gráfica titulada Batman: Arkham Asylum escrita por un magistral Grant Morrison e ilustrada por un correcto Dave McKean -correcto porque personalmente creo que le favorece mucho más la labor de portadista, labor que desempeñó escandalosamente bien en Sandman-. En aquella obra, publicada en el 89 por DC Comics en USA y que vimos por primera vez en España en el 90 cortesía de ediciones Zinco, el Caballero Oscuro hacía frente a una miríada de psicóticos pacientes del asilo Arkham que habían secuestrado el edificio. Pero mientras que la obra de Morrison enfocaba la situación adentrándose en las profundidades de la psique humana para narrar una historia de desesperación y desasosiego, Batman: Arkham Asylum -y ahora me refiero al videojuego con el que comparte nombre- toma un rumbo mucho menos trascendental proponiendo un thriller de acción que no renuncia a ninguno de los elementos que han hecho grande al héroe oscuro. Un cómic que se manifiesta más allá del papel para convertir al lector en el protagonista absoluto.



La Broma Asesina

Entender un plan maestro perpetrado por el Joker solo es posible si somos capaces de comprender cómo funciona la retorcida mente del payaso. Como tan acertadamente declaraba entre líneas Alan Moore en La Broma Asesina, héroe y villano, murciélago y payaso son dos caras de la misma moneda. Dos entes contrapuestos destinados a enfrentarse que, paradójicamente, se necesitan  mutuamente para dar sentido a la existencia del otro. Así pues, y teniendo en cuenta la reflexión anterior, no es descabellado pensar que la cuidadosa puesta en escena que supone el secuestro del Asilo Arkham, las decenas o cientos de mercenarios al servicio del Joker que han tomado el edificio, los rehenes, los muertos, los pacientes liberados... toda la parafernalia no tendría sentido sin Batman. El payaso sabe que, antes o después, el aguafiestas aparecerá para intentar poner las cosas en su sitio.

Batman forma parte del plan.



El Regreso del Caballero Oscuro

Así, con los actores preparados y el escenario dispuesto arranca Batman: Arkham Asylum. Un juego que es, probablemente, la obra culmen basada en el Hombre Murciélago a todos los niveles: argumental, estético y jugable.

En el primer caso, y como ya comentaba, porque se mueve fiel y cómodamente en la mitología del Caballero Oscuro incluyendo en su desarrollo la aparición de villanos clásicos como El Espantapájaros, Harley Quinn o Bane. No en vano detrás de los guiones encontramos a Paul Dini, un veterano guionista de DC que ya trabajó antes en Batman escribiendo, por ejemplo, la novela gráfica Guerra Contra el Crimen bajo los lápices de un hiperrealista Alex Ross.

En el segundo caso, porque el aspecto de los personajes, a medio camino entre el Batman de Jim Lee, Frank Miller o Ed McGuiness, encuentra su propio lugar en la iconografía histórica del héroe -iconografía que retrataban muy habilidosamente Warren Ellis y John Cassaday en Planetary: Noche en la Tierra-, cumpliendo el difícil cometido de introducir al jugador en la fascinante ambientación oscura que rodea al juego sin renunciar a la necesaria estética de cómic.

Y en el tercer caso, y quizá más importante, porque el interfaz convierte literalmente al jugador en un virtuoso Caballero Oscuro. El sistema de combate que premia la consecución de golpes, combos y contraataques, así como el uso de accesorios como el batarang, logra reproducir peleas rápidas, espectaculares y vibrantes. El intuitivo manejo del sigilo como parte del gameplay -de una forma fácil y eficiente que recuerda a clásicos como Metal Gear Solid o Splinter Cell- convierte a éste, al igual que en el cómic, en el arma más poderosa de Batman. Y la inclusión de puzzles como parte del requisito para progresar en el juego nos recuerdan por qué Batman es el mejor detective del mundo.

Bienvenido a Arkham Asylum. Esta va a ser, afortunadamente, una noche muy larga.





4 comentarios:

David Carrasco dijo...

Tres cosas tengo que decir:

- Es una lástima que sea yo el que está escribiendo un libro y no tú.

- Es otra lástima que hayas puesto el trailer en español:
Trailer original

- Es una última lástima que no hayas incluído el trailer de la segunda parte:
Batman: Arkham Asylum 2

Raúl Causapié Yagüe dijo...

Simplemente genial, la review... tanto del juego propiamente dicho como de todo lo demas, con reminiscencias a la sempiterna "The Killing Joke" del unico Alan Moore , si señor no se puede estar mas de acuerdo..aqui firma uno que tambien crecio con Alan Moore, Silvestri , Jim Lee, Mc Farlane y Don Pin Pón :)

Raúl Carrasco dijo...

@David: la verdad es que me molaría escribir un libro. ¿Pero de qué? ¿Y cómo publico luego? ¡Gracias por los halagos y los enlaces, amado hermano!

@Raúl: No sabía que también eras otro aficionado a los comics. :-) Me alegro de que te haya gustado el artículo, gracias por tus comentarios.

Alejandro Cortés dijo...

¿sabes que le falta a ese juego para ser jodidamente perfecto? Que puedas cortar cualquier cinematica haciendo que batman diga "SOY BATMAN" al darle un botón; jodidamente épico.

Muy buena review, mola mucho.