martes, 14 de diciembre de 2010

11-11-11 Vuelve la magia


En 2004 un videojuego me hizo sentir como hacía mucho que no me había sentido. Su capacidad de inmersión era total, lo épico de su trama, su lóbrego mundo, sus misiones, la libertad total de movimiento y elección, el poder leer libros y documentos que te hacían formar parte de su historia, la banda sonora de Jeremy Soule...conocí Morrowind.

En 2006 decidí hacerme con una consola de nueva generación por un solo título, por las mismas razones que hiciera en 2004 y solo entonces, tras escapar de mi cautiverio y enfrentarme a mi destino en un mundo, tan bello como peligroso, conocí Cyrodiil.

En mi agenda no suelo apuntar fechas de salida ni tiendo al descerebrado hype pero desde ayer hay un día que no se me olvidará hasta que llegue, en mis venas corre una sangre que se muere por entrar de nuevo en combate, por desafiar a los más maravillosos retos en una nueva provincia del inmenso continente de Tamriel. Necesito volver y respirar al ritmo que me marca mi espada, con el coro de voces que me devuelven ese sentimiento único que solo se vive con videojuegos muy concretos, con videojuegos que aún nos transmiten el sentido de la maravilla, un sentido que trasciende errores, bugs y demás desencuentros técnicos que no privan en absoluto de esa magia tan especial. El 11 de noviembre de 2011 conoceré Skyrim.

1 comentario:

Raúl Carrasco dijo...

¡Pintaza! Y un año también para salvar la galaxia de la amenaza de los Cosechadores.

Espero que no implementen el autolevel en los enemigos, que es lo que me decepcionó a mí del Oblivion.