miércoles, 12 de enero de 2011

Éxito efímero


Viendo estos días unos trailers de los juegos que bendecirán nuestras pantallas hachedés en el recién estrenado 2011 me preguntaba: ¿serán estos animales- léase Deus Ex 3, Gears of War 3, Uncharted 3, The Last Guardian, Silent Hill 8... los nuevos triunfadores por un día del año recién estrenado? ¿Realmente existe triunfo y reconocimiento más allá del puntual éxito o fracaso en lo pecuniario? De una manera más gráfica: ¿alguien se acuerda hoy de títulos como Alan Wake, Bioshock 2, Darksiders, Gran Turismo 5, Mafia II, Fable III, Super Mario Galaxy 2, Halo Reach, God of War III, Castlevania Lords of Shadow, Starcraft II o Vanquish?

La vorágine en que se mueve la industria cual moustruo insaciable de múltiples cabezas -y bolsillos-, nos arrastra en una orgía de hype y celebración contínua del nuevo gran título olvidado por todos mañana. Porque a la industria no le interesa con lo que juegas hoy o con lo que jugaste ayer, solo le importa facturar mañana y pasado y así sucesivamente. Cualquiera de vosotros pensará: ahí tienen otro ejemplo de romántico emborrachado de nostalgia sumergido en una relativista fosa inmersa en el océano de realidad mezquina de una sociedad capitalista.

Y puede ser. En los años ochenta y noventa, cuando un videojuego marcaba la diferencia se hablaba, jugaba y vitoreaba hasta el final de su generación y más allá. Recuerdo mi Megadrive con todos esos Aladdin, Flashback, Kid Chameleon, Sonic 1 y 2, Revenge of Shinobi o esa Super Nintendo con sus Castlevania IV, Street Fighter II, Zelda aLttP, Super Mario World o Super Metroid que siguieron dando mucha guerra años después de la llegada de las consolas de 32 bits y que incluso hoy día son rescatados para gozo y disfrute tanto de abueletes como de neófitos de lo lúdico. No se puede luchar contra una industria que mueve más pasta que el cine y la música juntos pero todos deberíamos ser más conscientes de lo que tenemos alrededor, separar el grano de la paja y tomar conciencia de una generación que, como otras antes, nos está regalando verdaderas joyas que no serán suficientemente ponderadas con el paso de los años.


No es cierto que ya no se hagan juegos como los de antes, ahora se hacen muchísimos grandes juegos simplemente porque hay más gente y más dinero que nunca dedicado a ello. El medio madura y no es extraño que estemos siendo espectadores de nuevas formas de entender el gameplay, nunca han tenido más cobertura que ahora los estudios independientes, nunca ha sido más universal el acceso al ocio digital en todo tipo de plataformas y la socialización mediante la red de lo lúdico es un hecho irrefutable.

Nosotros marcamos el camino, en nosotros está el poder de dar a cada pieza jugable su reconocimiento o crítica. Esa responsabilidad de cada individuo, de cada gamer, marcará el futuro del videojuego de una manera inapelable. Como si de un anuncio de condones se tratara: jugad con responsabilidad.

9 comentarios:

darthtxelos dijo...

totalmente de acuerdo contigo, compañero. parece que no soy el unico que se ha dado cuenta la cantidad de secuelas que llevan ahora los juegos (este parece el año del 3), en lugar de innovar y sacar cosas nuevas.

que pocos salvo del año pasado, donde la mediocridad ha sido la constante.

Raúl Carrasco "Ryosuke" dijo...

Gran artículo, amigo.

Creo que habrá títulos que pasarán al recuerdo en esta generación y otros muchos que serán olvidados. En mi caso, apuesto como ejemplos más claros por la trilogía de Mass Effect, Dragon Age, Fallout 3 y New Vegas y Red Dead Redemption.

Andrés Barrera dijo...

Pues siento diesntir, pero es que no estoy nada de acuerdo. Creo que, en el sentido que tú apuntas, la cosa no ha cambiado ni un ápice. Cada generación tiene sus juegos icónicos y atemporales. Nombras los más reseñables de la época de los 16 bits, y en cuanto pase algo más de tiempo, podremos recordar los de ésta.

Sin obviar que tienes (tenemos) más experiencia y menos capacidad de sorpresa que en aquella época... pero piensa en ese chaval que estas Navidades le hayan regalado la Wii con su Mario Gallaxy 2, que haya apretado el botón start por vez primera en su consola...

Ahora, hoy, podemos citar lo que ya son clásicos de la época PsOne (Metal Gear, Tekken, Gran Turismo, ISS Soccer, FFVII, Silent Hill, Resident Evil....) e incluso, de la PS2... Estoy seguro que en breve, reconoceremos cuáles han sido los "clásicos" que hemos visto nacer durante esta generación...

Creo que sí, que has sido víctima de tu entusiasmo y amor por lo retro (¿quizás motivado por algún desencanto con algún juego en concreto estos días?), pero seguro que pronto se te pasa y verás que también hoy ya hay futuros clásicos. Por decir uno a bote pronto, Bayonetta. Pero vamos, no te culpo... en ocasiones me pasa igual.

Andrés Barrera dijo...

Uy, acabode comprobar que había leído solo la mitad del artículo...:P

Pss, pss... un secreto... lo estoy leyendo en el curro con la ventana reducida a una pequeña esquina de la pantalla, y a veces me cuesta ver el "todo"... :P

Álvaro Nevado "Holdy" dijo...

Amigos Darthxelos, Raúl y Andrés: creo que no me he explicado bien o se me ha entendido a medias. Más allá de que los juegos de la actual generación trasciendan a generaciones futuras el mayor problema es que no trascienden ni a la semana siguiente de haber salido.

Cada semana nos venden un game of the year y en Navidades casi ocurre esto cada día. Vamos de juegazo en juegazo y a las 10 horas jugadas en un nivel de dificultad para escolares ya nos sentimos en la necesidad de comprar el siguiente.

Esto no es un ritmo creativo, es un ritmo industrial.

Adol3 dijo...

La excesiva oferta de producto podría resumir el artículo en cuestión.

Yo lo veo así. ;D

Álvaro Nevado "Holdy" dijo...

Adol se acerca más a lo que quiero reflejar, tenemos que enseñar a la industra que no vale con sacar un GotY al día sin sustancia real o incluso con sustancia pero que quede olvidado entre la masa de GotYs al uso. Necesitamos un must have al mes y no tanto GotY de chichinabo. Pero un must have de verdad, bien diseñado y bien ejecutado, no clones llenos de bugs operados de estética a base de dlc´s y actualizaciones trasnochadas.

Andrés Barrera dijo...

En serio, creo que exageráis. Creo que el marketing que acompaña la salida de los juegos os hace tener esa sensación. Además, acabamos de pasar la campaña de Navidad, probablemente el periodo donde te quieren vender más cosas en menos tiempo del año. De aquí a Abril, por dividir el año en tres, decirme cuantos teóricos "must have" saldrán. Sé qué es dificil concretar, porque por medio está la cuestión de los gustos de cada uno...

Y por otro lado, lo que yo siempre digo, sumar siempre será bueno. Aunque sea para que los jóvenes que llegan aprendar a tener criterio y a discernir lo que divierte puntualmente de lo que es una obra redonda y duradera.

Y eso del GotY... la verdad, una milonga como una casa. Una etiqueta que se han sacado de la manga y que más de uno se traga sin preguntar nada... Yo diría que en un mismo año he visto más de un juego con la etiqueta "GotY"...

Laocoont dijo...

Juegos inolvidables los hay, el problema es que son muchos los que sacan y poco tiempo - al menos en mi caso - al que le podemos dedicar a rejugar, a exprimir. Antes tenías uno y lo secabas lo exprimías hasta hacerle saltar las piezas de dentro. Ahora seguimos más una política de juego, valoración, estantería y etiqueta de "Lo volveré a jugar"