lunes, 16 de mayo de 2011

Gran Turismo 5 - Review


Tras muchísimas horas de juego -no podría ser de otra forma- estoy en situación para valorar el título de Poliphony Digital en su justa medida. Y si hago este apunte es por necesario, ahora me entenderéis.

La saga creada por Kazunori Yamauchi allá por 1997 en la primera Playstation tuvo para un servidor su punto álgido en la cuarta entrega, en la madurez de la segunda consola de sobremesa de Sony. Un título poco accesible en el comienzo, muy exigente con el neófito de la simulación, recuerda igual que sus antecesores al típico jrpg. En vez de "levear" a base de combatir mil veces contra monstruos menores para mejorar en experiencia, lo que se hace en Gran Turismo es competir en carreras de poco nivel para conseguir créditos que te permitan mejorar tu garage. Eso resulta para muchos algo excesivamente tedioso, Gran Turismo 4 empieza a ponerse interesante a partir de las primeras 25 horas de juego y eso es algo a lo que muchos jugadores no están dispuestos. Mi primera toma de contacto con Gran Turismo 5 revolucionó mi forma de entender el diseño del gameplay en la saga. El desarrollo es dinámico desde el minuto uno.

Cuando me encontré que en pocas horas ya tenía un garage de escándalo sin haber repetido una sola carrera temí que Polyphony Digital hubiera caído en la trampa de la bajada de nivel de exigencia para llegar a un público más amplio, tan común hoy en día. Eso me produjo un rechazo inmediato. Llegué a superar el Campeonato Mundial de Gran Turismo -tras el que se desvela el final capado del juego-, con un coche de mi año de nacimiento casi sin mejoras y que me había costado muy barato. Es decir, esfuerzo cero. Pero mi amor por esta saga me hizo darle una segunda oportunidad a un título que se me estaba antojando una remezcla de la anterior entrega con la excusa del HD y pensada para casuals trasnochados. Gracias a Yamauchi esto no fue así. Para avanzar en las pruebas de nivel Experto y Extremo el esfuerzo será mucho mayor y además será necesario alternar con el modo B-Spec. Este modo, que nació en Gran Turismo 4 casi como excusa para ganar dinero fácil y rápido y sobre todo para superar las pruebas de resistencia más largas en la tercera parte de tiempo, se reinventa en este nuevo Gran Turismo convirtiéndose en un modo de juego tan amplio y exigente como el A-Spec y a la vez complementario de este.

Me explico: ahora en el modo historia para un jugador puedes correr todas las carreras tanto en A-Spec como en B-Spec, en la primera como piloto y en la segunda como director de carrera. Las pruebas son básicamente las mismas con los mismos niveles de desarrollo pero los premios en forma de coches de cada una de las carreras serán diferentes. Algunos de esos coches/premio del modo B-Spec son la llave para competir en pruebas de A-Spec con lo cual será necesario avanzar en ambos modos para superar todas las pruebas lo que hace de la experiencia de juego algo mucho más profundo y variado, además de exigente y, de paso, convierte al título en uno de los más extensos en horas de juego de la saga.



Pero esa no es la única aportación de esta nueva entrega: el modo Gran Turismo TV convierte al juego en un fenómeno transmedia impagable para los amantes del mundo del motor. Todo tipo de vídeos gratuitos descargables en este modo, entre ellos algunos maravillosos como el del resumen de las 24 horas de Nürburgring en las que partcipó como piloto el propio Yamauchi, hacen de este título una experiencia única e inolvidable. Tan pronto puedes echarte una carrerita a bordo de un Enzo Ferrari o un Bugatti Veyron, como controlar la carrera desde boxes o ponerte a ver unos videos en la zona de Gran Turismo TV. Pero no acaba aquí, puedes participar en nuevas carreras que se generan online -los denominados eventos de temporada-, competir en el multijugador, acceder al concesionario online para coleccionistas, crear tus propios circuitos, hacerle fotos o crear vídeos con un potente editor a tus mejores coches o meterte en la biblioteca de música, enchufar tus cascos 5.1 y disfrutar de casi 200 temas de todo tipo de género -con especial mención a la exquisita selección de música clásica-.

Gran Turismo 5 es una experiencia maravillosa como videojuego, inédita como fenómeno transmedia y sin duda mantiene el nivel de excelencia de una saga que no está dispuesta a agotarse a pesar de su encorsetada evolución. No obvio carencias como la inaceptable bajada de framerate en las carreras debido a la excesiva carga poligonal con hasta 16 coches en pista según la prueba, o el aberrante sistema de daños en los vehículos, la deficiente simulación si se compara con las sagas más exigentes de Pc o los soporíferos tiempos de carga en cada menú y carrera. Por no hablar de la sensación de estar terminado con prisas tras darnos cuenta que solo una pequeña parte del global de los coches nos permite disfrutar de la maravillosa vista interior y ofrecer un acabado de texturas en el exterior como jamás se había visto hasta ahora -en los denominados coches de categoría Premium-.

Decepcionará a algunos y seguirá apasionando a otros muchos, pero con la mayor objetividad que me permite mi conocida vehemencia tengo que concluir en que este Gran Turismo 5 nos regalará cientos de horas al volante de máquinas como las que tenemos en el garage de nuestra casa y sobre todo a los mandos de otras que solo en nuestros sueños más húmedos podemos soñar con poseer. Correr en los casi 21 kilómetros de Nürburgring controlando vehículos con más de 1000 CV de potencia vuelve a ser algo maravilloso y especial que solo podrás hacer con este nivel de detalle y cariño por este deporte en una Playstation 3. Junto con los dos Uncharted se convierte en casi la única excusa para comprar la maltratada -por sus creadores- máquina de Sony.

4 comentarios:

Raúl Carrasco dijo...

Completísima review que demuestra que has exprimido este juego hasta los límites. Buen producto. Lástima que, como sabes, no me gustan los juegos de coches para poder relatarte mi experiencia.

Pero vamos, que este título iba a ser mejor que GT 4 era evidente ya solo fijándose en los gráficos HD. :P

Álvaro Nevado "Holdy" dijo...

Eres un cachondo, Raúl.

Old School Generation dijo...

Esta saga desde luego marcó un antes y un después.
Aunque en PS3 reconozco que me han gustado más los Motorstorm, al menos el primero.
Algo lógico dada mi pasión por los arcades :)
Por cierto, ojalá pudieramos ver un nuevo Virtua Racing, aunque mis esperanzas son pocas al respecto...

Álvaro Nevado "Holdy" dijo...

El Virtua Racing es una maravilla que mostró su mejor cara en arcades, Megadrive y 32-X -estas dos últimas versiones las disfruto en mi colección-. Por cierto, hace tiempo que quiero hacer un artículo repasando todas las versiones de este primer gran arcade poligonal de conducción. En cuanto a un posible remake, yo prefiero dejarlo tan absolutamente magistral como está. Sin tocar. ¿Recuerdas la infame versión que hizo Sega para Playstation 2 en su Sega Classics Collection? Virgencita déjame como estoy...